El crecimiento sano de un bebé y su desarrollo tanto físico como mental son dos de las grandes preocupaciones de cualquier padre o madre. Algunas de las medidas que toman los papás para hacer que sus hijos crezcan de la mejor manera posible son ponerles música para que desarrollen su sensibilidad, hacer que el niño juegue con peluches y muñecos para desarrollar su tacto y tumbarlos en el baby gym para que refuercen su aparato locomotor, entre otras.

Si acabas de ser papá o mamá tienes que tener en cuenta que una de las cosas que no le puede faltar a tu pequeño es un gimnasio para bebés gracias al cual podrá divertirse jugando con diferentes gadgets, mientras aprende a diferenciar unas formas de otras y comienza a mover con soltura sus manos y piernas. Si quieres saber porque son necesarias estas mantas deportivas para bebés, toma nota, porque vamos a explicarte todo lo que necesitas saber.

Cómo hacer ejercicio con mi bebé

hacer ejercicio con mi bebé

Actividades deportivas que se pueden realizar con niños Lo primero que hay que tener en cuenta es que existen dos opciones diferentes. En la primera de ellas el bebé no participa…

Beneficios del gimnasio para bebés

beneficios gimnasio bebés

  Beneficios de los gimnasios para bebés En primer lugar, es importante destacar que los bebés necesitan estar bajo supervisión en todo momento. Los golpes y los…

 ¿Qué puede hacer un niño en un gimnasio para bebés?

Los gimnasios para bebés son unas mantas acolchadas donde el niño se relaciona con el entorno mientras juega y se desarrolla tanto física como mentalmente. La llegada de un nuevo miembro a la familia suele alterar los hábitos del hogar que, a partir de ahora, se focalizarán en controlar y proteger en todo momento al pequeño. Sin embargo, gracias a tu gimnasio para bebés, vas a poder bajar la guardia durante un rato ya que en su manta con accesorios tu bebé estará entretenido y a salvo, mientras tú realizas tus actividades ya sean de ocio o tareas del hogar.

Una de las muchas ventajas de los gimnasios para bebés es que ayudan a mejorar la musculatura de piernas y brazos. Gracias a ellos, mejorará la agilidad de las extremidades del pequeño y además podrá ir aprendiendo nuevos movimientos y posturas.

Las mantas deportivas para bebés están dotadas de diferentes accesorios y juguetes. Unos son más blandos, otros más rígidos, los hay grandes o pequeños, de colores más llamativos o en tonos pastel, incluso algunos tienen espejo, y la suma de todos ellos despierta el interés total de tu pequeño que intentará alcanzarlos con pies, manos e incluso con la boca. De esta manera, los pequeños aprenden a interactuar con lo que les rodea lo cual favorece a su desarrollo psicomotriz. Además, aprenden a entrenerse solos, despertando así su imaginación sin necesidad de tener a alguien constantemente al lado.

¿Qué modelo comprar?

Cuando llega el momento de comprar tu gimnasio para bebés, hay numerosos factores que tienes que tener en cuenta. El primero de ellos es la calidad. Es posible que conozcas alguna marca infantil a la que sueles serle fiel pero es importante que barajes otras posibilidades para no limitar tus opciones.

En segundo lugar, los accesorios. Cuanto mayor sea la variedad de objetos de los que dispone vuestra manta deportiva, mayor sorpresa despertará en tu pequeño que estará entretenido durante más tiempo y tendrá que hacer más ejercicio para alcanzarlo todo.

El factor seguridad también es muy importante. La manta sobre la que descansará el pequeño tiene que ser blanda, las cuerdas de las que cuelgan los objetos no demasiado largas y los accesorios tienen que estar bien sujetos. Para asegurarte de que tu baby gym es bueno y no se va  romper, con el riesgo que ello supondría para el pequeño, fíjate en el marcaje. La marca CE indica que ha superado las exigencias de los diferentes organismos nacionales e internacionales.

Otro de los factores claves es el diseño. Es conveniente que sea colorido y atractivo a la vista porque de esta manera le gustará tanto a tu bebé que querrá estar ahí todo el rato.  Lo ideal es que el área de juegos sea amplia para que el niño pueda moverse libremente sin salirse en ningún momento de la zona de recreo.

Por último, el sonido. Está claro que los gimnasios para bebés ayudan al crecimiento físico del niño pero, gracias a la música que algunos llevan incorporada, se puede desarrollar también su sensibilidad. La música es un elemento de gran ayuda para calmar a un niño recién nacido o, por el contrario, para despertarle. Hay algunos modelos de baby gym que emiten diferentes sonidos, desde conocidas melodías hasta solos de algún instrumento, y es conveniente que decidas antes de comprarlo si lo quieres con música o no.

Ahora que ya sabes todo esto, solo tienes que elegir el que más se adapte a tus necesidades. Hay que destacar que el uso de las mantas deportivas para bebés está limitado y lo aconsejable es utilizarlo desde que tu pequeño cumple los tres meses hasta cerca de los ocho. La razón es la movilidad. En ellos, tu pequeño está en posición horizontal y no conviene que se habitúe a esta postura sino que lo deseado es que se levante, que gatee, que gire… Es decir, que realice un sinfín de movimientos para que aprenda poco a poco a gestionar su cuerpo. Durante los primeros meses, el gimnasio para bebés es altamente recomendable pero, a partir de su octavo mes de vida, conviene que lo dejéis de lado y comencéis a recurrir a otros objetos, como por ejemplo, el tacatá.

Lo mejor para tu bebé, a un solo clic

  • Moisés para bebés: Igual cuando tu pequeño nació no pensaste en comprar un moisés para él, pero nunca es demasiado tarde. ¿Por qué no echas un vistazo a estos modelos? ¡Alguno habrá que te guste!